En el centro de salud.

Hoy comienzo mi blog…Es un día muy especial para mi y siento como un cosquilleo y un miedo interno similar a cuando era pequeña y llegaba el final de curso, e iba a mostrarle las notas a mis padres y yo ya sabía el vestido de la Nancy que les quería pedir…Si, si la Nancy…Porque yo era de las que sacaba buenas notas…Jjajja.

Os quiero contar lo que me ocurrió ayer por la tarde, en la consulta del médico. Era la primera vez que acudía a ese centro de salud; cuando llegué a la sala de espera, había un matrimonio  mayor que hablaban sobre la boda de Casillas,  un hombre de mi edad con su ebook  y una chica con muy “mala cara”…

Salió la doctora; nos fue nombrando a todos y la chica de “la mala cara” pasó la primera, era una emergencia algo le ocurría en los oídos. Al ratito llegó otra señora extranjera y otra cuarta mujer que por su gesto se me antojo, muy cansada de la vida…

Fui calculando el tiempo por paciente y  la doctora empleaba aproximadamente minutos de media. Se me hacía eterna la espera…Como a todos!!

Alguien preguntó si iba con retraso y comenzaron a hablar entre ellos.

Que si el médico anterior era un hombre muy mal educado, que si no trataba bien a sus pacientes, que si una vez a la señora “cansada de la vida”, le hizo volver a entrar, porque no había llamado a la puerta …

Yo desconocía a ese doctor y de repente alcé un poco la voz y dije: “seguramente ese señor debe estar muy enfadado”. Se hizo un silencio sepulcral y las críticas  se cortaron en seco y empezaron  a surgir palabras como: tristeza, dolor, confianza, responsabilidad,  vocación…De nuevo me dirigí a ellos y les dije que cuando tú haces las cosas con el corazón y añadió el hombre  de los cascos: y con cariño.Todo en esta vida es mucho mejor.

La actitud y sobre todo el lenguaje de los allí presentes cambió y comenzamos a sentirnos como en familia, sin tensiones, relajados, incluso como si ya nos conociéramos de algo.

Por fín me toco mi turno, salió la doctora a buscarme ( un detalle por su parte) y nada más entrar, le di la enhorabuena, por lo mucho que le querían sus pacientes (me lo contaron cuando cesaron las criticas hacia el otro doctor).

Al final lo mío no era nada serio, solo tenía un poco baja la tensión.Al salir, me despedí de todos los pacientes que aguardaban su turno, me miraron, me sonrieron y mi corazón siguió latiendo  con un poquito más de amor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales.. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En el centro de salud.

  1. Angeles Asensio dijo:

    Enhorabuena!! Me he imaginado en esa sala de espera al lado de ese ángel de luz que eres tú.

  2. Maca dijo:

    Que bien lo hicieste !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s