Regalos con vida.

Todos los días recibimos regalos…Si, si como os lo digo. Regalos grandes, pequeños, regalos de todos los tipos, material y formas.

A veces los ves o los oyes, son de alguien que tu conoces o que no forma parte de tu vida , puede ser una llamada, un guiño, una caricia o el simple murmullo de las hojas mientras intentas conciliar el sueño una noche de verano…

El otro día salgo de mi casa, vivo en una urbanización que afortunadamente tiene mucha vegetación y justo delante de mi ventana hay plantados seis olivos y al pie de ellos siempre hay flores nuevas de llamativos colores.

Me dan la bienvenida y yo me siento muy feliz por tener frente a mi casa, seis símbolos de la paz, del honor, de la inmortalidad y añadiría de la vida, de la tierra y de la naturaleza.

A veces sobre sus ramas se posan pequeños pajarillos que me recuerdan que el día ya ha comenzado, me acompañan en el desayuno y me atienden mientras preparo el café o limpio la casa.
A algunos ya los conozco y me saludan con su pico y con sus alas, a otros los veo de vez en cuando y se que no son los de siempre porque se acercan vergonzosos y apenas despliegan sus plumas ni  les escucho trinar.

También tengo como compañero de fatigas, un perro que le veo cuando escribo mis Post y me saluda con su hocico y mueve su cola. Está bastante enfadado porque su dueño le encierra todas las mañanas en la terraza mientras acude a trabajar y desesperado me cuenta lo mal que lo pasa.
Cuando nos encontramos por el jardín viene a mi lado y lame mi mano. Le conozco más a él que a su propio dueño que desgraciadamente no le atiende como él se merece.

Luego hay una gato, este es nuevo, que baja a la piscina el solo y bebe del agua de los sumideros y a mi me tiene un poco preocupada. Es grande, parece un tigre y se mueve con mucha seguridad, aplomo y un pelin de arrogancia…Me tiene enamorada!!!

Ayer me encontré con su dueño y bastante preocupado me preguntó por Tomi, que así se llama el gato. Resulta que sale de casa cuando quiere y deambula por la urbanización y después de un rato siempre regresa.
Sin embargo esa mañana había salido por una ventana de la habitación y no había regresado.

Mi vecino estaba disgustado y yo le dije que confiara en su gato, que seguro regresaría cuando le pareciera oportuno no obstante añadí: de todas formas si le veo le diré que su dueño está muy preocupado y que regrese lo antes posible…

Todavía no sé lo que ha sido de Tomi, sin embargo estoy segura que ha regresado a su hogar; este dueño si que parecía un buen dueño, me lo dijo el corazón y hoy he sentido las pisadas de Tomi regresando a su hogar…Al parecer por el camino se encontró con Miranda: una gata de la que no pudo escapar…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales., Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Regalos con vida.

  1. Francamente dijo:

    Me gusta ese mundo mágico, me hace sentir bien, creo que si miramos con atención encontraremos señales por el camino

  2. Ani dijo:

    Que buen lugar, seguro que es maravilloso vivir allí. ; D

  3. Maca dijo:

    Da gusto levantarse así cada mañana!!

  4. apiyoyo dijo:

    Me alegras el día Laura!

  5. Úrsula dijo:

    El comienzo de este domingo esta siendo especial y gracias a tí Laura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s