Siempre hay un principio,si confías en el final.

Hoy me he reunido con mi familia, era el cumpleaños, de mi querida hermana.No hemos juntado diez personas, faltaba mi hermano Fran, es sobrecargo y hoy precisamente, le tocaba volar.

Me he acordado mucho de él. Que suerte tiene, de pasear todos los días, junto al cielo, muy cerca de las nubes. Casi, si quiere, las puede tocar.

A mi lado, como siempre, se han sentado, mis tres sobrinos: Tin, Mónica y la hermosa, deportista y aventurera Patricia.Tin, me ha enseñado, todos los animales, que llevaba dentro de una caja transparente. Hemos hablado con el león, el tigre… Con el elefante, casi nos duchamos, durante toda la comida, no ha dejado de estornudar.

El león que estaba, al otro lado, meneaba la cola y espantaba a las moscas, que no nos dejaban, comer tranquilos, la riquísima paella.

Mi sobrina, Mónica, la mayor; me ha preguntado, que como se me ocurrían las historias y le he dicho, que había que estar muy inspirada y que siempre, las musas al final te ayudaban.Ella ha sonreído y me ha preguntado, si hoy las musas, estaban cerca de mi…Por la cara, que le he puesto, ha debido pensar, que las musas hoy, se querían escapar.

Se ha ido a la piscina y a la vuelta, toda mojada, me ha dicho que me iba ayudar, a crear una historia, con principio y final.

Ha subido con un bolso precioso, que estaba todo descosido, le he dicho  que se lo iba a arreglar .No te preocupes tía, está  muy viejo y lo voy a tirar.

Tráeme el costurero y buscaremos un hilo, de su color.

Enhebro la aguja y me pongo manos a la obra. Ya he cosido un lateral. Mónica se queda sorprendida, de lo bien que está.Si parece nuevo! Por que no me enseñas? y así la próxima vez te puedo ayudar!

Muy bien, alguna vez, tiene que ser la primera.

Coge la aguja así y de esta parte, que mire a la pared y a la vuelta que mira hacia ti. Que mal lo estoy haciendo! soy una fatalidad!

Vamos no te rindas! volvemos a empezar!Una y otra vez, lo ha repetido, hasta que por fin, lo ha hecho, bien…Que digo!…Muy bien!!!

Has visto Mónica? Como en  la vida, todo tiene un principio  y un final. A tus años, yo tampoco  sabía. Solo cuando,  te atreves a hacerlo, por primera vez, te das cuenta, que lo puedes lograr.

La niña emocionada, ha mostrado, a todos,  el bolso que acababa de arreglar y le ha hecho tanta ilusión, que me ha pedido que os lo dedicara.

Que escribiera, sobre lo que  acababa de lograr. Y yo, que la adoro, no me he podido negar.

La vida es como un bolso, donde solo tú, lo puedes llenar.

Si comienzas y no lo acabas, nunca verás el principio, porque nunca confiaste en el final.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s