La sabiduría de los niños.

Están sentados junto al ventanal. Observan a lo lejos el inmenso cielo, el enorme mar. Bajo sus pies un montón de personas, se protegen con sus sombrillas, la arena de la playa abrasa y son muy pocos los que se atreven a caminar.

Es la hora de comer y  mientras el camarero les toma nota, su madre les ha dicho, que se vayan a jugar. Ellos no lo han dudado, han elegido el mejor lugar. Es una inmensa cristalera con unas vistas increíbles al mar. Elevada a muchos metros de la playa, donde los dos muy juntitos, se han sentado y no paran de hablar.

Ella muy coqueta, ha adornado su preciosa cabecita con, una hermosa flor prendida a su diádema blanca. Se diferencia de  todas las demás niñas, también lleva unas coquetas gafas rojas, para protegerse del sol.

Conversa animadamente con su hermano mayor, le llama la atención algo que hay a lo lejos y le señala ese lugar, que seguramente, cuando sean mayores, los dos irán.

Su manita, indica firme la dirección .Su hermano: tranquilo, sereno, pausado… Le escucha atentamente, no se mueve, casi ni respira. Está emocionado con el maravilloso viaje, que Cristina le está relatando.

Las manitas de Jorge, descansan cruzadas, sobre sus piernas.

Imaginan un lugar muy lejos, donde siempre él y su hermana se encontrarán.

No les importa el bullicio, ni la gente, ni les inquieta ese lugar.Solo ellos saben, que están en lo más alto y que juntos, lo lograran.

Como se quieren! y se respetan. Ya llevan casi una hora juntos, frente al  ventanal. Es la terraza de un restaurante, que flota sobre la playa; está ubicado a muchos metros del suelo y desde ahí, ellos lo ven todo, sin tener que bajar.

No tienen ninguna prisa, muy cómodos están y quizá, solo quizá, en algún momento, los dos juntos tendrás que descender; al mundo de los adultos y enfrentarse, sin miran atrás.

Sin embargo mientras puedan y la inocencia dure y dure.Podrán soñar: que en la vida, si sabes guardar, en un protegido lugar, lo que aprendiste siendo un “loco bajito”.

Cuando seas mayor, nada ni nadie, te podrá robar: la sabiduría, que todo niño conserva, en algún ventanal, donde todo se ve desde arriba y nadie te lo puede quitar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con confianza.. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La sabiduría de los niños.

  1. LNA dijo:

    Me ha conmovido enormemente….muy bonito!

  2. Ani dijo:

    Preciosooo! Ojalá que nadie pierda la ingenuidad y la capacidad de soñar de los niños…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s