Es estupendo escuchar.

Como ya sabéis, es el primer verano que no salgo fuera de Madrid y estoy comprobando que en realidad, es algo premeditado, como si hubiera algo dentro de mí, que me dijera que me quedara.

Todos los demás años me he ido de vacaciones, de alguna forma huyendo, quizá por rutina o simplemente porque es lo que se hace en verano.

Tenía un poco de inquietud pensando que igual  me iba a quedar muy sola; casi  todos mis amigos, por no decir todos, se han ido en agosto. Sin embargo como me considero una persona bastante sociable, aunque me encanta la soledad, mi autonomía e independencia; este verano este siendo distinto y estoy haciendo algo diferente, a la hora de relacionarme con los demás.

Me estoy dando cuenta que la mayoría de mis vecinos, con los que durante casi diez años solo he intercambiado  un “hola” o un simple “adiós”, se abren a mí, como si fuera su confidente, compañera, amiga…

Primero fueron Carmen y María, ahora han surgido: Tomás, Esteban…Personas  aparentemente ajenas y que tiene muchas cosas que compartir de sus vidas. Es como si necesitaran descargar esa parte emocional, que probablemente a sus parejas, compañeros, hijos, amigos… No se les está permitido, si embargo conmigo si.

Hace años era un apersona que me gustaba mucho hablar. Mis relatos, mi forma de expresarme, mi forma de comunicar; era tan interesante, entretenida o simplemente era solo lo que “tocaba”. Todo el mundo estaba acostumbrado a que cuando llegara, a cualquier lugar, siempre,  tuviera algo que contar.

Aunque estuviera: cansada, aburrida y no me apeteciera emitir un solo sonido de mi garganta, era como un obligación. Hablar, hablar y hablar…Ahora es lo contrario, la gente viene a mí, a contarme sus cosas, sin quejas, ni lamentos. Simplemente para compartir ese instante en el día, que hay entre, un baño y otro en la piscina.

Me cuentan cosas sobre sus padres, sus hijos, o sus fracasos en el trabajo, sus separaciones e incluso sus inquietudes o preferencias ante la vida que tienen y la que les  gustaría tener.

Me siento muy  afortunada por compartir esos pequeños mundos, por  permitirme estar ahí,  escuchando atentamente lo que me cuentan, recibiendo un montón de información, que les sale del corazón.

No me hace falta hablar, simplemente escuchando al otro, lleno mi alma y compruebo que mi silencio, es el mejor sonido que hay y que compartir, es mejor que dar…Feliz verano!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con confianza.. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Es estupendo escuchar.

  1. Hola amiga, resulta que cuanto más te leo, más me doy cuenta que tenemos cosas en común.

  2. apoyoyo dijo:

    Me gusta lo de “el silencio es el mejor sonido”! Es estupendo ver que el verano no se disfruta sólo en lugares lejanos… Que el verano se disfruta en el interior. Bss!

    • lanuckasl dijo:

      Está siendo un verano “muy especial”…y la verdad que como me mejor se escucha, todo lo que ocurre a nuestro alrededor, es en SILENCIO y muy quietecit@…Gracias por hacerme compañía en un verano tan “solitario”…Nunca lo olvidaré.Un abrazo inmenso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s