El primer regalo de cumpleaños…”El rey León”.

Mi gran amiga María me ha adelantado mi regalo de cumpleaños, es el próximo diez de septiembre, pero me lo tenía guardado desde hacía más de un mes.

Tienes una sorpresa. ¡Siempre estás igual, María!… ¿De que se trata esta vez? No me da tiempo a saborear la última y de nuevo me vienes a sorprender.

Esta vez es diferente… ¿Te gusta el Rey León? La verdad que nunca he leído el libro, ni siquiera he visto la película por televisión, sin embargo, hay un musical desde hace ya más de un año, que daría lo que fuera por ir a verlo.

Aquí tienes las entradas. ¿Te viene bien la fecha? María: tu siempre tan adelantada! ¿Como lo has adivinado? ¿Quizá leíste mi mente antes que yo…? Le digo con lágrimas en los ojos…Es tanta la emoción!

Hace algunos años, no me perdía el Circo del Sol. Me encantaban sus montajes, caracterizaciones, puesta en escena. Todo lo que giraba a su alrededor, y desde hace ya un tiempo, ha perdido la “esencia”; ya no tiene ese duende, ese ángel, esa magia innata, que hacía del Circo del Sol, algo extraordinario. Para mí: he perdido su voz…

Laura: como eso ya te lo he oído decir muchas veces. Quiero regalarte, una visita, a este musical. Me han hablado tan bien de él, que estoy segura no te va a defraudar.

Le doy las gracias sinceras.

El pasado viernes fuimos las dos. Nos sentamos en un palco y desde ahí arriba, sentíamos el vibrar de la  gente. Al ir sin expectativas, todo lo que vi, me cautivó. Como simulaban a los animales: la jirafa, el elefante, la pantera y hasta el grandísimo Rey León. Me quedé muda, sin habla, se me cortó la respiración. La puesta en escena espectacular, la música, la iluminación, la combinación de colores…Como sonaba el tambor, el agua llena de peces,  hasta un cocodrilo con sus grandes fauces, por poco me arranca de un tajo: el brazo, la mano y hasta el corazón…

¿Como podía estar en la jungla, en plena Gran Vía? Olía a troncos, a tierra, barro, selva, sabana…

El sol; con su inmenso calor, me hizo partícipe de la función. Salí al escenario y el mismísimo  Rey León, me permitió subirme a su lomo rozar sus fauces y como Tarzán en Nueva York, aunque mucho más cañí, pues estaba en plena Gran Vía de Madrid.Me dejé llevar por la selva y saltando de cuerda a cuerda, me adentré por la jungla, conocí a sus inquilinos y todos querían que me quedara ahí.

El elefante con su trompa me refrescó, la jirafa recogió frutos para cenar y en mitad de todo eses festín, el pájaro Sazú, me trajo noticias de mi amiga. Seguía en el teatro, esperando en su butaca a que  regresará ya.

María, había sido testigo, de como el Rey León, me invitó con su zalamería a subir al escenario y poder VIVIR, por un día, en la Jungla de Madrid.

Ha sido mi primer regalo de cumpleaños, el primero de mi siguiente año, que comienza ya.

¡Que afortunada soy, de poderlo saborear…!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Realidad y Ficción.. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El primer regalo de cumpleaños…”El rey León”.

  1. Eduardo dijo:

    Tienes razón , el Circo del Sol ha perdido algo de magia. Después de leerte me apunto al Rey León. Gracias por compartir esa experiencia. Muchas felicidades por adelantado!!

  2. lanuckas dijo:

    Gracias Eduardo.Me alegro de poder haberte transmitido toda mi emoción…Sin duda mi primer regalo de cumple…Dificil de olvidar! Un abrazo;-)

  3. alberto dijo:

    Hakuna Matata. Vive y se feliz, ningún problema debe hacerte sufrir!! Peliculón y seguro que el musical fue una pasada!!

  4. LNA dijo:

    Que gusto permitirse sentir todas esas emociones!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s