¿Tenemos buena educación?

El otro día ojeando  la prensa lei que estaban de nuevo planteando incorporar en los colegios la asignatura “Educación para la Ciudadanía”.

Cuando apareció hace unos años comprobé que se trataba simplemente de una mezcla de buenas maneras comportamientos ajustados a una sociedad que vive demasiado deprisa y normas de cómo el ciudadano debía de afrontar las vicisitudes del día a día, algo parecido a la religión a groso modo y lo que nuestros padres en su día aprendieron en clases de catequesis o lo que los maestros de antaño inculcaban en el seno de las familia de provecho: ser buena persona amable respetuosa educada… Etc etc.

Como quería dar una definición más precisa me fui a la Wikipedia y trascribo tal cual.

La Educación para la Ciudadanía tiene como objetivo favorecer el desarrollo de personas libres e íntegras a través de la consolidación de la autoestima, la dignidad personal, la libertad y la responsabilidad y la formación de futuros ciudadanos con criterio propio, respetuosos, participativos y solidarios, que conozcan sus derechos, asuman sus deberes y desarrollen hábitos cívicos para que puedan ejercer la ciudadanía de forma eficaz y responsable.

Me llegó como una definición de diccionario y  no me convenció en absoluto es más me puse a pensar que es lo que realmente se deberían  dar en las aulas del todo el mundo incluso en el parvulario si todavía se denominan así y hasta  trasladaría, la asignatura que en breve os presento, a las guarderías que es donde los niños y niñas comienzan a relacionarse de una forma mas cercana e independiente  sin la supervisión de sus padres.

Y me planteé la siguiente cuestión: ¿Alguien nos enseña a temprana edad a manejar nuestras emociones sentimientos; lo que realmente sentimos en determinados momentos con diferentes personas entornos situaciones…?

Confíe en mi experiencia y en mi intuición y me dije: ¿Por que no incluir una asignatura que se llamara “Inteligencia Emocional” de la que tanto hablan sectores determinados de formación auto ayuda  y tan poco caso se hace?

Investigué y hasta el amado y odiado Pep Guardiola  ha manejado este tipo de “inteligencia”  en el vestuario de sus chicos y yo que no me decanto por ningún equipo me dije: ¡Ole ole y oleeee…!

¿Cuantas veces de pequeños ante un contratiempo con un compañero o con un  amigo hemos ido con el “cuento” (que para nosotros era terrible) a  nuestros padres y lo resolvían como mejor sabían pero  con un simple: tu no hagas caso o no le vuelvas a dirigir al palabra mira para otro lado cámbiate de grupo etc etc  y tu volvías al colegio con una angustia en tu cuerpo o con una mala sensación en la boca que hasta en ocasiones te producía pesadillas.

¿Cuanto más fácil hubiese sido enfrentarse con ese amigo compañero  incluso profesor y haberle expresado tu malestar por el empujón la burla o esa dolorosa humillación  que te dejó la cara marcada para el resto de tu vida?

Aprender a expresar las emociones desde pequeño nos evitará sufrimientos  mucho peores cuando a una edad adulta tengamos un desencuentro con el vecino la dependienta de la esquina tu jefe o mucho peor con tu propia  pareja incluso con tu querido hijo.

Hablar expresar comunicar como uno se siente desde un sano lugar considero que es la mejor forma de afrontar la vida desde temprana edad y nos enseña a crecer desde un lugar más abierto plural comunicativo sano y adulto ayudándonos  a crecer como personas y auténticos seres humanos.

Desgraciadamente en la sociedad actual que se vive a contracorriente y estamos inmersos en nuestro pequeño  mundo interior mirándonos el ombligo, sin pararnos a pensar y a sentir que es lo que realmente queremos, sería maravilloso tener en la cabecera de nuestra cama ese manual que nos permitiera  gestionar emociones para irnos a dormir con una tarea aprendida que sin lugar a dudas nos haría más fácil comenzar el nuevo día.

Buenos días o dulces sueños según la hora de tu nuevo día.

Educacion emocional

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones.. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿Tenemos buena educación?

  1. Paco dijo:

    Magnífica reflexión, que poco se cuidan los sentimientos a la edad temprana por parte de los adultos, que se despachan con un “cosas de niños”.

  2. fredi58 dijo:

    A veces parece que en el mundo de los niños no tuviera cabida su parte emocional, como si apareciera por arte de magia cuando eres adulto… Buen post

    • lanuckas dijo:

      Gracias Fredi.Si los adultos nos permitiéramos conectar más a menudo con nuestras emociones estaríamos más cercanos al mundo de los maravillosos niños y en definitiva más cerca de cualquier otro ser humano.Un abrazo y alegre de que si existan personas cercanas como tu que contribuyen a darle más valor a mi Blog.

  3. Buenos dias Laura, como siempre esplendida y maravillosamente definido.
    Es un tema apasionante y muy extenso, tan extenso como nuestra propia vida, tan extenso como la vida en si. Debe de ser la conducta y la ejecucion de la Inteligencia Emocional la que guie nuestra vida, por que de eso depende que nuestros hijos aprendan a gestionarla y a afrontar los retos que el transcurso de la vida se van a encontrar.
    Felicidades y un abrazo.

    • lanuckas dijo:

      Gracias Joan, me alegro que te guste mi nuevo Post y como siempre es un placer contar con tus reflexiones tan amables sensibles y cercanas.Estoy segura de que tu “Inteligencia Emocional” está muy sana y te felicito por ello.Un fuerte abrazo.

  4. Maca dijo:

    Olé, olé y olé, a ver si mucha gente se apunta !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s