La protagonista de la historia.

¿Alguna vez una simple película de la televisión os ha enganchado de tal modo que no habéis podido contener esa emoción que muy pocas veces roza nuestro interior?

Pues esta maravillosa sensación le ocurrió a mi protagonista de hoy.
Elvira treinta y dos años enfermera de profesión. Acaba de ser madre apenas hace dos meses. Vive con su pareja Tomas. Fotógrafo profesional.

Elvira acaba de cenar, su bebe duerme hacer horas y se sientan los dos frente al televisor. Una cadena al azar le dice Tomás. Ella aprieta el botón del mando y se ve una escena muy peculiar.
El protagonista pastelero de profesión está realizando con mimo y esmero una deliciosa tarta para su compañera de juegos.
Apenas tiene catorce años y la homenajeada no llega a diez…

Esa simple escena que cada uno puede interpretar como quiera, a mi protagonista le ha producido un nudo en su interior…

Por su cabeza comienzan a llegar imágenes de su niñez cuando jugaba con Juan Carlos. Hoy en día futbolista profesional. Se iban los dos en bicicleta a coger moras junto a las vías del tren. A su mente le viene tiempo después recuerdos de cuando estaba ya en la facultad y rememora esas tardes de estudio en la biblioteca de la universidad junto a Joaquín, hoy médico del Samur y un hombre que adora su profesión.

Pasan los años y a punto está de casarse con Ramón. Quien ha pintado un cuadro enorme de Elvira y lo tiene colgado en la zona principal de su casa. Sin embargo un accidente inesperado hace que Elvira traslade ese cuadro a otra zona de su vida y con el al pintor…

De repente se ha puesto a llorar. Su pareja Tomás la mira de reojo no quiere cortarle ese llanto que le sale del corazón. No le pregunta nada simplemente le coge de la mano, acaricia su mejilla y cuando Elvira no puede contener más esa emoción, entonces le abraza muy fuerte le besa en la boca y los dos funden sus cuerpos sobre la alfombra del salón…

Entra una brisa por la ventana los grillos se han quedado en silencio y la luna único testigo de tanto amor, los acoge en su seno y apaga su luz. Mejor estar en silencio y no despertar a estas dos almas generosas que presas de su amor han dejado fluir sus sentimientos y ya no hay noche ni día, solo una pequeña canción se escucha a lo lejos.
A veces un instante en la vida nos hace ver lo afortunados que somos y nos coge tan de sorpresa que el solo el fluir de ese llanto es testigo de lo buena que es la vida si uno es capaz de sentirla bien.

PASTEL DE AMOR

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Realidad y Ficción.. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La protagonista de la historia.

  1. fredi58 dijo:

    “…y la luna único testigo de tanto amor, los acoge en su seno y apaga su luz…” precioso Laura… me encanta este texto. Un abrazo

  2. lanuckas dijo:

    Me encanta que te permitas conectar con la “luna” y con su”luz”…como siempre tan generoso y cercano.Un abrazo Fredi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s