Un homenaje a todos los padres y en especial a los míos.

Tengo una nueva vecina. Puerta con puerta. A penas lleva viviendo en la casa desde el pasado enero.
Nos hemos encontrado en varias ocasiones y nos hemos dicho un hola y un adiós sin más…
Se que es muy deportista y alguna que otra vez, le he invitado sin suerte a hacer deporte juntas. Bici, correr, patines y siempre ha habido una negativa, un aplazamiento o simplemente no ha podido ser.
El domingo pasado me la encontré en el portal y la invite a tomar un café; no se podía negar y acepto la invitación.

Saque las tazas de las visitas. Haciendo juego con los salvamanteles y le ofrecí la mejor bollería que tenía. Ella se me adelanto y saco de su bolso y para la ocasión, unas ricas magdalenas y unos canutillos de hojaldre y chocolate que estaban deliciosos.

La sentí triste, abatida y con muchas ganas de hablar.
Le deje que sacara todo aquello que la oprimía, la reprimía y no la dejaba estar.
Me contó todas las terribles despedidas, a las que se tuvo que enfrentar en menos de un año. Su madre, su pareja, su trabajo…

Y no me lo contaba como una queja ni como un lamento. La sentí serena, tranquila. Con ganas de expresar, transmitir…COMPARTIR todo aquello que le había causado tanto daño.

Sin apenas conocerla y sentada frente a mi, durante más de dos horas, me resumió su calvario, su difícil situación, su nuevo enfrentarse a la vida; a su vida. A la que quiere VIVIR en este preciso momento.

Y ahí estaba yo. Frente a mi conjunto de tazas de gatos, con los manteles de gatos y las servilletas llenas de ratones…

Escuchando, sintiendo, asintiendo y aprendiendo de los golpes que nos da la vida, sin miramientos.

Cuando nos despedimos no pude contenerme y la abracé. Respondió tímidamente y sentí su piel: áspera, seca, fría, dura…

Me traslade por un segundo, a los niños que viven en las inclusas que hay en China. Esos niños, que envuelven en trapos para que no se hagan daño, no se lastimen, no se golpeen y al mismo tiempo no reciban el calor, ni el afecto de unas manos, que les acaricien, que les den cariño y amor.
Por eso, sus pieles de recién nacidos, son lijas, madera, piedra. Cuerpos inertes que no tiene vida, aunque sus llantos y lamentos, se escuchen por la noche y no consigan encontrar esa paz y ese sosiego, de una madre que les mece o de un padre que les protege…

Esa noche, después de despedirme de mi nueva vecina. Reflexione sobre todas las personas, que hace apenas tres meses, desde que comencé a trabajar, forman parte de mí día a día. Compañeros de trabajo, jefes, vecinos. Que por motivos diversos y muy significativos. Ya no tienen a su lado, a un padre, a una madre o un hermano…

Y me acordé de mis padres, mayores…Que aun siendo ya octogenarios siguen a mi lado. Mi padre con el wasap, mi madre vía móvil, pues antes eran sms, pero ahora ya no ve con esos ojos preciosos, azules, verdes, esmeraladas…que tanto suspiros causó, sin embargo domina la locución como una teleoperadora en pleno rendimiento.

Y siguen ahí, a mi lado, muy cerca de mí. Les tengo presentes, en carne y hueso y me siento afortunada, feliz, orgullosa. Agradecida por todo lo que me han dado y me dan.

Fue muy triste escuchar a mi nueva compañera, contar todos las pérdidas de su vida y lo peor, que de muchas de ellas no se pudo despedir y eso es lo más doloroso. Cargar con el duelo de un alma a la que nos has podido decirle adiós.

Gracias papá y mamá por seguir todavía aquí y poder escuchar vuestra voz una y mil veces más…

DESPEDIDAS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales. y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Un homenaje a todos los padres y en especial a los míos.

  1. LNA dijo:

    Me ha emocionado…

  2. Ricardo dijo:

    Muy sensible, como siempre ! Llegas al corazon un beso ,

  3. mirella dijo:

    Agradecida estoy desde esa conversación con una taza de café y nada que decir esas maravillosas palabras escritas desde el corazón. Doy gracias a la vida. En mi iniciada andadura por la vida están apareciendo personas fantásticas y una de ellas eres tú. Gracias

    • lanuckas dijo:

      Desde el corazón Mirella todo sabe mejor…Las magdalenas, el café y hasta un gazpachito en pleno salón…Jjajajj. Agradezco haber abierto un poco las puertas de tu vida y estoy segura de que esta nueva andadura, será muy beneficiosa para las dos.Compartiendo: aventuras, escritos, bailes…Y lo que haga falta.Gracias por acompañarme en mi Blog. Un fuerte abrazo…Siempre desde el CORAZON 😉

  4. Te doy la razón Laura. Hay que aprovechar todo el tiempo que puedas los momentos que pases con tus seres queridos. De repente un día se van y te quedas con un nudo en el corazón por no haberles dicho muchas más veces que les querías y que seguías necesitándolos como el primer día.
    Buen post Laura, muy emotivo 😉

    • lanuckas dijo:

      Me alegro Francisco que te haya rozado el corazón mi post. Sin duda expresar en vida, todo lo que sentimos de las personas que queremos, es un acto de generosidad y de valentía.Un fuerte abrazo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s