Un día cualquiera…

Normalmente escribo mis post, o bien el miércoles cuando vuelvo del trabajo y estoy inspirada o los jueves a primera hora de la mañana, antes de irme a trabajar.

Para ello, como es el caso de hoy, me levanto una hora antes y después de tomarme mi estupendo desayuno, me siento frente al ordenador y descargo mis pensamientos, emociones, sentimientos o simplemente comparto con todos vosotras, algo que me haya ocurrido en la semana y que me haya hecho reflexionar y permitirme parar a sentir.

Hoy es un día diferente, hay algo dentro de mí que no me permite sentir o quizá, la emoción sea tan fuerte que no me está resultando fácil descifrarla.

Hace un par de semanas, tuvieron que romper por encima del armario que da al pasillo principal de mi casa, para arreglar una gotera que había dentro del mismo.
Resultó que la avería no me correspondía, sino que era (todavía a día de hoy está por averiguar) originada por cualquier otro vecino de los pisos superiores…

No me quise inquietar y hoy según me disponía a prepararme la ropa para ir a trabajar; he visto esos dos enormes agujeros y me ha entrado un pequeño escalofrío. Es como si hubieran tenido que abrir, para ver que ocurría hay dentro y como me dijo la secretaria del seguro, mi avería estaba en observación. A mi me sonó a hospital, convalecencia, falta de diagnóstico…
Que no se puede precisar, continuó explicándome la amable secretaria, hasta pasados unos días, aunque según mis cálculos ya sobrepasa la semana.

Este paralelismo o juego de palabras en entornos tan distinto, me hizo pensar que todo en la vida ocurre para algo… ¿PARA QUE necesito yo tener mi pasillo agujereado, con dos boquetes del tamaños de dos contenedores o casi…? ¿Que tiene que estar en observación? ¿Para que, mi armario tiene que estar todo el día abierto…? ¿PARA que se ventile lo que hay dentro, para que le entre la luz y el aire, a un espacio que siempre esta cerrado, y justamente situado en medio del pasillo principal de la casa, donde recibes a los invitados, amigos, familia…?

Y así me he levantado hoy…Con una sensación de apertura de no cierre, que me ha generado inquietud, a la vez que cierto estado de que esto sigue, continúa, que la vida es así y que bien que ocurran cosas que te hagan pararte a pensar, que es lo que está sucediendo tan cerca de ti y en tu propio hogar.
¿Es una simple gotera o quizá es algo más…?

paraguas-1

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales. y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un día cualquiera…

  1. Maca dijo:

    Y … ¿qué crees que puede estar abierto en ti?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s