Un dulce especial.

¿Os acordáis de pequeños cuando vuestra madre hacia ese dulce especial…?
Normalmente eran las madres, aunque alguna vez también las abuelas participaban.Por lo menos en mi casa.

En este caso quiero que sean las madres, las que lleven el protagonismo de los que os voy a contar.

Era una vez al año como excepción dos. Y se afanaban en la cocina en preparar esas ricas rosquillas, esa magdalenas espolvoreadas de canela y azúcar glass, o esa rico bizcocho que aprendieron cuando eran niñas y probablemente, su propia madre les debió de enseñar.

Lo recuerdo de forma nítida. Ver a mi madre una tarde de domingo, con su delantal impoluto, su figura muy recta y esbelta mover la sartén con mucho brío, para que las rosquillas, que previamente había amasado se doraran por ambos lados.

Y si. Esto ocurría en las cocinas de las madres de antes. Las de ahora; desgraciadamente con todo ese trabajo exterior que les ha tocado, apenas pueden parar un momento en casa. Sin embargo las de antes, nuestras madres, si que tenían muchas labores en el hogar y como mucho a media mañana salían hacer la compra.

Recuerdo muy bien a la mía. Con su gabardina marrón, sus zapatos a juego de medio tacón, su pañuelo de seda anudado en su firme cuello y su carro de la compra. Salir escopetada a eso de la una y media a comprar para los cinco que éramos en casa…Esas dos imágenes. Haciendo las rosquillas y saliendo a última hora de la mañana. Las tengo muy grabadas en la retina.

Y es que ayer mi compañera Rocio. Trajo al trabajo unos ricos pastelitos, que también le dio la receta su mamá…Fallecida hace ya años. Estos bollitos, de nombre Lecons…o algo similar, al parecer de origen inglés.
Estuvo todo la tarde haciéndolos y solo si le salían ricos nos dejaría probarlos. Ricos no, riquísimos le salieron. Esperé llegar a casa y sentadita en mi sofá me deleite con exquisito manjar.

Una receta muy sencilla: harina, mantequilla y un poco de sal. Al parecer el secreto está en darle el punto a la masa.
Cuando me lo introduje en la boca detuve el tiempo y el lugar. Se me pararon los sentidos y me deje llevar por el bocado de ese pastelito.

Cerré los ojos y ví a mi madre con su limpio delantal. Gritando a los cuatro vientos, que llevaba una hora sin parar de amasar, que ya había gastado un litro de aceite y que no volvería hacer las rosquillas nunca jamás…Sonreía para mis adentros, porque en cuanto sacaba la bandeja, con las humeantes rosquillas y todos salíamos como locos a probarlas. Su cara se transformaba y a ella también se le olvidaba el tiempo que había estado detrás.

La decíamos que estaban riquísimas, le decíamos la verdad y que era la mejor cocinera del mundo. Ahora solo hace torrijas. De vino blanco canela y azúcar. Le salen igual de buenas y siempre que me como una siento y pienso. ¡Ojala no sea la última!

Cierro los ojos y ahí sigue mi madre, amasando las rosquillas. Tan guapa, tan alta, esbelta y tan especial…¡Te quiero mamá!

rosquillas_int_almen3

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales. y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un dulce especial.

  1. Mª José Longoria dijo:

    Si cobraran un sueldo las mujeres que optasen por encargarse de su casa, mas de una lo elegiría. Al fin y al cavo es un trabajo más y bien duro …… el problema es que no está remunerado
    Por eso quiero felicitar a todas esas madres que han dedicado su vida a su casa y a sus hijos. Son mujeres fuertes y con coraje.

    • lanuckas dijo:

      Me alegro de leer tu otro punto de vista…Es interesante comprobar lo que cada uno percibe cuando escribo algo…Y en este caso tu has sido una de ellas.Felicidades por aportarnos cosas nuevas.Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s