Un pequeño cambio puede ser una REVOLUCION.

A veces ocurren cosas en el día que no nos paramos a sentir su significado.
Nos quedamos en el simple hecho de que todo se estropea, no me cortan el pelo como yo quiero, la lavadora deja de centrifugar, en la televisión no salen las imágenes, la gotera sigue sin cubrirse, el coche no pasa la I.T.V…

De repente y por primera vez; te toca a ti abrir la oficina y todo se junta en un momento y en una sola vez…¡Vaya semanita que llevo! Y acaba de empezar.

No puedo más. Solo me pasa a mí. ¿Por que tienen que ocurrirme tantas cosas y todas tan seguidas…?

Vaya maleficio, igual me han echado un mal de ojo. Mi economía no da para tanto. Y entras en un bucle del que no quieres salir, sin embargo algo te dice que tampoco te debes quedar…

Según iba el lunes de camino al trabajo y con esta nube negra sobre mi. Comenzó a nevar y con todo estos pensamientos confusos en mi mente, de repente me entraron unas ganas locas de bailar…Me pasa muy a menudo. Tengo esta increíble suerte…Jajaja.
Mire a lo alto del edificio del Ipad, que sigue todavía en obras y va para más de un año y me encontré a varios obreros que reían tocando los copos.

Creo que sintieron mi emoción y de alguna manera nos debimos de contagiar.

Cerré mi paraguas de golpe. Prefería sentir la nieve y que los copos cayeran sobre mi y me pare a sentir, todos los pequeños y nimios cambios o no tan pequeños ni nimios, que estaban sucediendo a mi alrededor.
Pensé en la lavadora que no centrifuga y visualicé un mar inmenso y en un río lleno de caudal con peces felices. Me vino a la mente mi coche, mi querido coche, con el que he viajado tanto y que tanta compañía me ha hecho y el problema que tenía era el humo, la mala combustión. Rápidamente acudí a un taller, cambie el filtro del aire, le puse en marchas cortas subiendo las revoluciones y ya puede respirar.
Mi pequeño televisor, regalo de una buena amiga. Le falta luz, por eso no se ven las imágenes. Quizá no quiera mostrarme lo que lleva en su interior.

Sentí al peluquero con su destreza y habilidad con las tijeras. Me ha cambiado la raya de lugar, después de cuarenta y siete años, resulta que ahí es donde quiere estar y yo empeñada en que permaneciera junto a mi remolino unos cuanto años más.

Me miro en el espejo y soy la misma persona aunque la mirada es distinta y me gusta lo que veo. No me hago con el peinado y rápida como una flecha acude mi querida y nueva a amiga Mirella (digo nueva porque hace unos meses que nos presentamos puerta con puerta, sin embargo siento que la conozco desde hace años).

Me enseña como debo peinarme. Me siento tan feliz. Me toca el pelo con sus manos, lo maneja a su antojo, lo cambiar de lugar…Y es tanto lo que transmite que me hace llorar.

Eres tan guapa Laura: que claro que te quiero peinar .A cambiar tu mirada, a buscar un nuevo look y aunque solo sea con tu melena seguro que descubres algo más…

El coche aire nuevo, la lavadora a gritos pide que su agua se depure, la televisión recibir un poco más de luz, la gotera que ya es hora de cerrar, la oficina que de vez en cuando lo buenos días los de otra persona, que llene de música y de vida la estancia y así mucho mejor comenzar el jornal.

Y todo por un simple cambio de pelo, cuantas cosas buenas me han pasado y muchas más que todavía están por llegar.

cambios

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales. y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un pequeño cambio puede ser una REVOLUCION.

  1. Mª José Longoria dijo:

    Así es Laura, esa es la actitud.
    Lo demás son escusas que nosotros mismos ponemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s