Un canto a la VIDA.

A veces la vida se nos antoja dura, cruel, triste, penosa, ingrata…Y nos preguntamos por que se nos presenta así.
Momentos en lo que mejor sería tirar la toalla y seguir la inercia de la rutina y del malestar.

He pasado por momentos duros, muy duros. Dolorosos, inciertos. Sin embargo siempre mirando al frente y aunque muy baja bajísima de animo, he procurado no decaer y continuar hacia delante.

Nos inculcan desde pequeños que para ser feliz hay que tener un buen trabajo, acompañado de un buen sueldo. Casarse con el “príncipe” de los cuentos, tener unos cuantos hijos y así, solo así serás feliz.

La vida me ha demostrado que todas esas creencias, lejos de la realidad no son ciertas y lo único que provocan en el individuo es frustración y un malestar generalizado.

¿Cuantos matrimonios no son felices ni en conjunto ni por separado?. Que hartos de las tareas del hogar, de la rutina del trabajo y que con esa monotonía de vida, se desentienden del resto y lo más doloroso, de ellos mismos.

La vida me ha enseñado y si, a fuerza de mucha constancia y sobre todo de mucho trabajo personal. Que la felicidad no es para toda la vida, ni si quiera dura un día ni dos. La felicidad es momentánea y consiste en permitirte apreciar los pequeños momentos, las pequeñas cosas que te ofrece, sin apenas uno darse cuenta.

Ni el dinero, ni siquiera el trabajo, ni la persona maravillosa que vela tus sueños te puede dar esa paz interior que solo tu puedes llegar a alcanzar.

El otro día compartí stand en una feria de Ifema con una persona que apenas conocía.
Coincidimos en varias comidas, la mayoría con otras personas y el último día, de forma “casual” comimos solos.
Descubrí a una persona con una visión de la vida increíble. Me confesó sus ilusiones y su forma de amar la vida.
Casado y con dos hijos. Le pregunté que era lo que más le satisfacía y sin dudarlo, me respondió: ESCRIBIR.
Periodista de vocación me transmitió con ese rostro iluminado que contadas veces, por no decir ninguna, había expresado su verdadera pasión.
Me sentí halagada y se lo agradecí de corazón.

Cada persona tiene guardado para si la llave para alcanzar el éxito personal, la paz interior, la relajación de sentirse inmenso con algo que solo sale de él y que no viene del exterior.
Que cada uno tiene que alcanzar ese potencial que realmente te hace volar y eso solo está en el interior de cada unos de nosotros.

Salí de ese fin de semana de trabajo intenso con un buen sabor de boca. Huelga decir que en lo profesional me sentí muy satisfecha sin embargo lo que me lleve para casa fue un poco más de felicidad.
Comprobar que lo que tu anhelas, deseas. Está más cerca de lo que crees y que en este barco, en el que uno busca su verdadero bien estar interior, no estas solo y que más de unos y de dos, van en tu misma dirección.

vivir

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un canto a la VIDA.

  1. fredi58 dijo:

    Coincido plernamente contigo… la felicidad está hecha de la suma de pequeños momentos y de vivir con la máxima pasión posible lo que haces

  2. lanuckas dijo:

    Me alegro Fredi de coincidir contigo en las claves de la felicidad.La felicidad como bien dice mi post no se trata de que sea eterna, sino de permitirse percibirla en los pequeños detalles de todos los días.Un abrazo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s