El soñado momento puede llegar.

¿Te has parado a pensar por un instante que de repente tu vida se parase por completo?¿Que lo cotidiano ya no lo fuera tanto?¿Que la luz que nos ilumina no nos iluminara como siempre?¿Que el perro del vecino ya no fuera tal y que la vecina del quinto borde y arrogante, te saludara con su mejor sonrisa y que te cediera la puerta antes de tu llegar?.
O que el panadero de todos los días, al ir a por tu barra de pan; ya no vendiera harina sino flores cultivadas en la terraza de su jardín?
Que ya no tuvieras tiempo para pensar que ropa te pones para ir a trabajar, sino que según te fueras a acostar, tu armario se abriera solo y te dejara todo preparado sin a ti darte tiempo a reaccionar?

O que la llamada de tu madre para contarte como ha sido SU día, no se produjera y en lugar de esa llamada, se encendiera el icono de tu wasap y al abrirlo un ser maravilloso te ofreciera su abrazo protector, para protegerte esa noche y todas las demás…?

Parece mentira, sin embargo a veces aparecen las cosas buenas ,buenísimas y súper buenas cuando menos te lo esperas. Y como le decía hace muy poco tiempo a una gran amiga: a lo malo desgraciadamente nos preparan nada más nacer. Y si no pregúntale a tu madre que tal fue tenerte a ti. Seguro que la emoción borra lo anterior y no recuerda lo duro y doloroso que fue hacerte llegar a este mundo.

Por ese motivo, desgraciadamente a lo malo le ponemos cara y tratamos de resolverlo de la mejor manera posible, pero… ¿Que hay de lo bueno, lo muy bueno o lo buniiisimo?¿Estamos preparados para que cuando llega, porque al final lo imposible se vuelve posible, saberlo digerir y gestionar ?Me temo que no. Por una simple razón…

Nadie nos prepara de antemano, ni se nos dice que puede ocurrir, ni tan poco se nos sugiere la remota posibilidad de que puede llamar a nuestra puerta.

Por eso cuando llega y no hay tiempo que perder, ni minuto que pensar.Hay que actuar con decisión, coger el toro por los cuernos y plantarle cara.

¡Que yo esto nunca lo he hecho!. ¿Que como hay que dirigirlo?¿Cuánto tiempo me va a llevar? ¿Seré capaz…?

La vida no te pregunta nada de eso cuando llega. Solo te lo pone delante y tú tienes que decidir, en milésimas de segundos, si lo coges o lo dejas pasar de largo.

Puede ser el inicio de una relación con alguien que no lo tenias muy claro o embarcarte en el negocio de tu vida, cuando todavía no te has despedido de tu anterior trabajo o de repente todo ocurre a la vez: una relación “seria”, el trabajo de tu vida…Y todo lo que puedas imaginar.

Todas esas variables se pueden dar , de hecho se dan y solo hay que hacer una cosa…Bueno quizá dos o unas pocas más. Y es actuar, comenzar a andar; un paso luego otro y el resto dios dirá…

No frenarse que para eso sin que hay callo, y además de los grandes.
Y CONFIAR es el único verbo que nos permite avanzar.

Saber que para ser feliz tienes que olvidarte de tus miedos, de tu vida pasada, de tus anteriores mensajes y de cero comenzar hacia adelante y dejarte guiar por lo que todos llevamos dentro y unos más que otros, nos anima a continuar.

el soñado momento

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El soñado momento puede llegar.

  1. LNA dijo:

    Saborear lo bueno…dejar que te llegue, creértelo…que bueno…y sin saber por qué complicadísimo….que bien explicado! Enhorabuena

  2. lanuckas dijo:

    Me alegro que te guste y si, a lo “bueno” también deberían prepararnos.Un fuerte abrazo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s