Siempre puedes más.

Era una noche estrellada hacía mucho calor en la habitación y María apenas podía dormir. Su mente volaba muy deprisa y su corazón le avisaba de que algo estaba por llegar. Se levantó abrumada de la cama. Los pensamientos iban y venían muy deprisa.

Su pareja había fallecido hacía unos meses, en un brutal accidente de carretera y ella todavía no había pasado el duelo.

Se preguntaba una y mil veces cómo había podido suceder. Una mañana tranquila, a una hora donde está comenzando a amanecer. Él: descansado, contento, feliz… Le acababan de conceder un destino que llevaba esperando muchísimos años.

El lugar adjudicado era Seattle. Quería fundar una organización donde todas las personas con trastornos de personalidad, pudieran convivir en paz y armonía. Contribuyendo y comprometiéndose a dejar constancia de sus diferentes casos por escrito.

Cada uno tendría libertad de contar y trascribir sus sensaciones y sentimientos, cuando sus personalidades cambiaban y se transformaban en otro seres.

Cuando Juan hizo su propuesta en este centro. No estaba muy seguro de poderlo conseguir y María le apoyó de principio a fin

Tenía claro que su mayor ilusión era poder contribuir, aunque solo fuera un poquito en el avance de estas enfermedades que él consideraba, se debían a una infinita falta de cariño y amor. Por eso siempre comentaba en tono coloquial, que eran “enfermedades del alma”. María se emocionaba al escucharle hablar desde ese lugar y con tanta inteligencia emocional. Sin duda estaba muy unida a él.

Argumentaba que cuando uno carecía de esa atención, tanto en la infancia como en una edad posterior, el poder vivir en paz y sosiego cuando uno llegaba a adulto era muy difícil.

Por eso dedicó gran parte de su vida a investigar y a tratar en primera persona a este tipo de pacientes.

María salió al enorme balcón de su gran bungaló y observó las estrellas. Sabía perfectamente cual que era cada una de ellas. Se quedaba horas y horas muertas junto a su compañero observándolas y él; gran aficionado a la astrología le explicaba el sentido de cada una y porque ocupaban dicho lugar.

Esa noche calurosa y agobiante no fue una noche cualquiera para María. Según observaba las estrellas sintió una punzada en el corazón. Alguien le quería decir algo. Se quería comunicar con ella. La noche avanzaba y el cielo no paraba de vibrar.

Se tumbó en la hamaca y espero a que ese algo volviera…Cerró los ojos y se dejó llevar.
Sintió muy cerca de si, a su amor infinito. La abrazaba y la besaba recorriendo su cuerpo como si fuera la primera vez. Ella no podía contener las lagrimas y se aferraba a él, como el naúfrago a la roca antes de perecer.

Estuvieron conectados el uno al otro toda la noche. María se mordía los labios cada vez que él penetraba su cuerpo con enorme intensidad. La pasión se desbordaba y ella no quería despertar.

Los rayos de sol incidieron sobre los acuosos ojos de la mujer .Una hermosa compañera que un desafortunado día dejó de sentir esa inmensa pasión. Colgó su gran dolor en el perchero tras la puerta y a la playa se encaminó…Y justo al llegar a la orilla otra mano fuerte y poderosa de la muñeca le agarró. Le limpio los ojos de lágrimas y sus mejillas beso.

Y en un pequeño susurro le dijo: aun queda mucho por hacer aquí, no te dejes llevar por la desesperación ni por el inmenso dolor .Él se fue para siempre, sin embargo ocupa un lugar muy importante en tu corazón. Emplea esa gran energía que tienes en seguir tu vida, tu maravillosa vida que ya verás cómo se te compensará.

La mayoría de las personas que pasan por un gran sufrimiento o una gran desgracia, si lo saben aprovechar y sacarle el lado positivo de tanto luchar, al final encuentran su camino y eso merece la pena y mucho más.

María le dedico una sincera sonrisa y con los ojos le dijo que sí. Agradeció su presencia, dio media vuelta y como había bajada a la playa volvió a subir.
Volvía a ser la María de siempre y su corazón de nuevo volvió a latir.

mar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s