Todo puede ocurrir en un día “cualquiera”.

Temprano me llama mi amiga María. Me cuesta entenderla porque habla muy deprisa y cuando ha acabado la última palabra no recuerdo la primera. La verdad es que me acabo de levantar y lo que me hace falta es una buena ducha para despejarme, sino complicado prestar tanta atención.

En el día de ayer salió con otra buena amiga a montar en bici.
María es una gran deportista y está a un nivel más allá de aceptable y con la gente que fue, todavía les faltaban unos cuantos kilómetros por hacer.

Me contó que sus acompañantes eran: su amiga Juana que la conocía desde hacía mucho tiempo y la tenía enorme cariño y aprecio. Y un chico llamado Pedro, que había conocido de forma casual, a través de una red social dedicada al deporte y solo le había visto en fotografía.

La ruta no había sido demasiado complicada aunque sí bastante desequilibrada. Así lo había expresado, porque al iniciar el recorrido fueron casi todo bajadas y solo llegando casi al final dos enormes subidas, que les sorprendieron en pleno mediodía con un sol de justicia y a punto de darle una pájara estuvo su amiga Juana.

Estaba un poco inquieta porque en un momento del descanso para retomar fuerzas, su amiga Juana, se le acercó sigilosa no quería que nadie la escuchara, mientras Pedro arreglaba su pinchazo que desgraciadamente no fu el único. Y le contó que una amiga suya estaba muy preocupada porque hacía tiempo que salía con un chico, que era muy buena persona y que su hija Leticia de tan solo cuatro años se había encariñado de él, hasta tal punto que le había regalado su pequeño Mufi, así era su nombre . Un muñeco verde esmeralda, con forma de pájaro loco que si lo mirabas una vez no lo olvidarías jamás.

Se lo describió tan bien que María lo podía perfectamente visualizar.
Al parecer. Aunque la niña tenía especial cariño a Mufi ; un día sin mediar palabra se lo dio a la pareja de su madre y le dijo: quiero mucho a mi muñeco y me gustaría que lo tuvieras tu y que siempre que lo mirases te acordaras de mi.

Continuaba la historia diciéndole, que su amiga había tenido un desencuentro con este chico hacía unos meses y no sabía nada de él, ni siquiera le había escrito un sms ni un triste wasap.

Según iba relatando lo sucedido, notaba a María más inquieta. Yo trataba de transmitirle serenidad y la alentaba a que me contara todo con sumo detalle.

Volvieron de la ruta en Colmenar y al llegar al cruce de caminos, su amiga Juana se despidió de los dos. Y ella continuó con Pedro hasta el aparcamiento del centro comercial donde habían dejado los coches.

Cogió agua de la mochila que tenía en el maletero y fue a ofrecérsela al compañero, que en ese momento abría la puerta de su mono volumen y cual fue la sorpresa de María, al chocarse de frente con un enorme muñeco verde esmeralda, igual que un pájaro loco…Se quedo sin palabras.

Pedro le preguntó qué era lo que miraba con tanta atención y ella solo acertó a decir: me encanta ese muñeco y seguro que es especial para ti.

El se quedo parado, no supo reaccionar y solo en un hilo de voz acertó a decir: en breve iré a devolvérselo a una linda flor, que un día me lo regaló para que no me olvidara de ella y quiero dárselo en persona para que no se vuelva a separar de él.

Y añadió: y gracias a la compañía tan estupenda, de dos increíbles mujeres como vosotras. Me he dado cuenta que quiero llevar en persona a Mufi con la preciosa flor y decirle a su madre, mi amada compañera, que no quiero estar separada de ella ni un minuto más.

Yo me quedé sorprendida de como a veces, el mundo es tan pequeño…

María se encuentra con Juana y esta a su vez le cuenta la historia de otra amiga suya y finalmente resulta que María es la protagonista en primera persona de una preciosa historia de amor.Bueno! Ella y ahora todos nosotros.

Si los ángeles hablaran y las estrellas continuaran alumbrando, como lo hacen tantas veces. Me atrevería a decir: que la vida tiene cosas hermosas y que uno se siente muy afortunado cuando en un día cualquiera, ocurren cosas tan estupendas como en el día de hoy.

pajaro loco verde

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Realidad y Ficción. y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s