Alma de niño. ( En homenaje al pequeño Aylan).

Entra cariño. Tía: tengo los pies mojados. No pasa nada. Te doy una toalla y te los secas.

¿Has hecho algún amigo nuevo en el colegio? Si. Una niña, se llama María. ¡Como tu hermana! Sí, pero ella es morena y mi amiga rubia. Bueno: así cada una tiene el pelo de un color .Si tía, eso es verdad. ¿Qué hay de comida? Ya lo verás.

Comieron tranquilamente tía y sobrino en el amplio comedor. El en su mesita baja, la preferida y ella junto a él, en otra supletoria que es para el café. El niño quería que estuviera muy cerca de él y la tía le acompañó.

¿Te lo has pasado bien de vacaciones en la playa? Si tía: mis hermanas me hicieron con arena  del mar, una “cola de sirena”. Ya lo vi en el whatsapp. Lo único, que era muy grande. ¿A ti te pareció muy grande tía? Pues sí. Era casi tres veces tú. Pues a mí me gustó. ¡Qué hermanas tienes tan estupendas! ¡Cómo juegan contigo y que ganas tienen de que crezcas!

¿Tú crees? Están deseando que te hagas mayor…

¿Y la casa nueva que te parece? ¿Te encuentras cómodo y a gusto ?Me tocó una habitación “guay”. Susana y a María se las tuvieron que echar a suertes y a María le tocó la pequeña. Bueno: a veces pasa. Le dijo la tía .

Ya pero…Respondió algo cabizbajo David. María se puso a llorar desconsoladamente y yo le cedí la mía. Que gesto tan bonito y generoso. Tu hermana nunca lo olvidará. Es que tía…Yo quiero mucho a María y no me gusta verla así.

David es el pequeño de tres hermanos, tan solo cuenta con seis años y su acción y determinación conmovieron a la tía.

Después salieron a la terraza y como otras tantas veces; David cogió la manguera de regar y en modo suave, pulverizó todas las flores. Según iba regando una a una le iba  preguntando a su tía los nombres de todas ellas. Esta es Diente de León. ¿Por qué se llama así? Yo creo que porque tiene forma de un diente de un león…David se echa a reír y le dice y esta que se llama Periquito,  seguro que se pone a volar.

Tía y sobrino se ríen a  carcajadas. Ha sido un día estupendo y ya es hora de llevarle a su casa, a su nueva casa.

Por el camino el niño le enseña a la tía un atajo y efectivamente se acorta el camino. Le acerca hasta su portal y le llama al telefonillo. Baja su hermana a buscarle para que no suba los cinco pisos andando.

Pero a punto de entrar en el ascensor, se da la vuelta y sale corriendo a despedirse una vez más de su  tía.

Tiaaaa… Le grita desde lo alto de la escalera de  entrada. Me lo he pasado fenomenal  y la comida estaba “deliciús”…Gracias cariño y la tía le lanza un beso lleno de amor y de caricias.

Retoma el camino de vuelta  y reflexiona sobre lo que ha  sentido con su pequeño sobrino  y le viene a la mente, el niño de la playa,  el niño que yace dormido junto a la arena. El pequeño Aylan…

Seguro que David, esta noche en su placido sueño .Con su “cola de sirena” surcará el ancho mar y le dará un Diente de León y una flor de Periquito, le agarrará fuertemente de la mano, como le agarra  su hermana María y acompañara al pequeño a su cielo al que le ha tocado llegar antes de tiempo.

Sentirá su piel mojada y le abrazará y le susurrara al oído: no tengas miedo, porque desde la tierra te estaré guiando para que no estés solo en ese cielo tan inmenso y tan cerquita del mar.

niño flores

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s