Conseguir lo mejor del otro.

 

El domingo pasado fue el día de “San Valentín”. María no lo había celebrado en su vida y no tenía un interés especial.

Salió con sus mallas  a correr a una hora temprana y a mitad de camino se encontró de golpe  con una gran tormenta. Nieve, lluvia, viento. No se había preparado para la ocasión y le sorprendió de lleno. Recorrió unos kilómetros pero al ver que la noche se adelantaba y el sol se escondía, decidió muy sabiamente volver a casa.

Era muy pronto y al haber roto su rutina no sabía muy bien qué hacer. Por ese motivo no se lo pensó dos veces, cogió su teléfono móvil y mandó un whatsapp a un buen amigo, invitándole a comer. A los pocos minutos apareció sobre el borde superior izquierdo del teléfono el icono verde resplandeciente. Presurosa apretó la imagen y un “si” como respuesta inundó toda la pantalla.

Se dispuso a cocinar lo que ya tenía pensado. Le dedicó un poco más de tiempo y se esmeró sobre todo con el pollo al azafrán y con el postre de fresas, plátano y naranja.

Su amigo Manuel se presentó  puntual. Contribuyó con una  buena botella de vino tinto, unas pastitas de chocolate para el café y una barra de pan recién horneado.

La comida transcurrió sin apenas contratiempos .Él la agasajó por lo bueno que estaba todo y estuvieron de sobremesa, por decir algo, hasta casi entrada la noche.

Se pusieron al día. El fue directo a lo más apremiante, sabiendo el día que era, le preguntó por su “amor”. Ella con la expresión se lo dijo todo. ¿Ya no está en tu vida? Le preguntó Manuel. Para quedarse conmigo primero tiene que resolver. Y no acabo la frase .Entonces en un impulso  se levantó y la abrazó. No quiero hablar de ello .Vamos a cambiar de conversación. Claro cariño. Lo que tú quieras para mi estará bien.

Y hablaron de los hijos, del trabajo, de los amigos, de la infancia. De todo un poco y en general. Él la escuchaba embelesado, ella necesitaba que le prestara atención. Había descubierto algo y no sabía muy bien el que.

Le miró fijamente a los ojos y le preguntó. Manuel. ¿Tu alguna vez has sentido que tu luz interior se apaga para no volver? ¿Mi luz interior? ¿Eso que es María? Me asusta lo que me preguntas.

Si. Esa luz, esa emoción, esa energía se apaga y esa vez después de haber lucido una y mil veces, en una de tantas ya no quiere  prender.

Manuel no sabía muy bien que responderle. Así que, la dejó hablar.

Es que amigo mío. Continuó María muy concentrada en lo que le quería transmitir. A veces la cuesta se hace tan empinada que no sé como subirla y quizá tú. Me puedas ayudar.

Es imposible amiga mía que te sientas así. ¡Con la energía que derrochas, con el tono de tu voz ,con las palabras siempre amables y llenas de ternura  que dedicas a todos los que están contigo. Das tanto AMOR que no te vas a caer. ¿De verdad que lo crees así? Claro que sí.

Esa cuesta se convertirá en bajada. Como cuando sales a correr. Y serás tú la que domines y aprietes bien fuerte los cordones de tus zapatillas. Es normal que a veces quieras tirar la toalla, pero tú tienes una misión en la vida y ahí está. Eso mismo me dijo mi amiga Mercedas hace unos días. Que consigo sacar lo mejor del otro y sobre todo llenarle de amor.

Te voy a confesar algo, querida María. Hoy yo no quería levantarme de la cama. Ayer tuve una fuerte discusión con mi ex mujer y me quedé profundamente abatido .Lloré en mi cama y esta mañana me despertó el sonido de tu petición.

Entonces se me pasó de repente el dolor y sabía que solo con ver y sentir tu abrazo, tus palabras, tu grata conversación, tu dulce sonrisa y tu sugerente voz se me iban a pasar todos los males y me ibas a reconfortar.

Tienes ese “don” especial. Algo que transmiten tus poros, tus gestos, la forma de moverte. Que llenas toda la habitación. Tienes un alo exterior que lo transforma todo alrededor.

María escuchaba atenta,  era la primera vez que le decían esas nutrientes palabras. Esa es tu misión .Todos tenemos una misión en la vida y la tuya se está canalizando a través  de tus escritos, de tus palabras, de las personas que día a día vas dejando entrar a tu vida. Porque todo lo que te rodea está dispuesto para ti. Aunque de momento no seas muy consciente de que eso es para ti. Ese es tu trabajo en este lugar.

Ella se quedó pensativa .El corazón le dio un vuelco y se emocionó. Gracias.Me has ayudado a salir de este bucle de este sin vivir .Parce que todos tenemos que verlo claro y con el mismo cristal. Y tú me has puesto delante de los ojos, un espejo que refleja mi interior.

Si, María. Esa es tu misión, reflejar esa luz y compartirla con todo el que se acerca a ti.

Lo estás haciendo muy bien y ya verás como lo que hace muy poco rozaste. Se volverá tangible y lo podrás tocar y te darás cuenta de que las cosas no ocurren por casualidad. Todo llega cuando uno está preparado y solo tienes que confiar. No tener expectativas y sobre todo dejarse llevar.

Le acompañó hasta la puerta y sin mediar palabra Manuel la elevó con sus fuertes brazos hasta tocar el cielo. Y una vez con los pies en la tierra. La miró de frente y con su limpio corazón le dedicó unas últimas palabras antes de salir.

Eres una amor de persona me ha encantado compartir este día contigo. Me voy feliz, dichoso, contento de todo lo que me has dicho. Procurare hablar más con mi hija. No me empeñaré en seguir con la batalla judicial y lo más importante. Comenzaré a darme solo esos paseos, para conectar con mi interior y saber lo que quiero y me dice el corazón.

Adiós María. Adiós Manuel. Con la mano se lanzaron un  par de besos.

Cuando llegó al portal la luz de la farola le hizo un guiño y Manuel sintió que todo comenzaba a ir bien.

farola

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con confianza., Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Conseguir lo mejor del otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s