El tele operador que la cautivó.

Son las diez de la mañana y al ordenador de Susana por octava vez en la semana se le ha ido la conexión. No puede más, tiene que entregar un trabajo a última hora del día y se teme lo peor.

Su hijo Manuel no ha pasado buena noche y su marido se ha levantado muy temprano para coger un avió rumbo a Santiago. Se encuentra muy sola y desesperada.

Está cansada no ha pegado ojo en todo la noche y ahora el ordenador…Un icono de dos mini ordenadores  con una equis roja en el centro lleva ya semanas indicando que algo va mal. No ha tenido tiempo de resolverlo y la conexión a internet es cada vez más lenta.

Se arma de paciencia y de valor. Porque para llamar a tu compañía de telefonía hay que tomar aliento y oxígeno una y mil veces. Pero ha decidido  hacerlo en ese junto momento. No le va a resultar fácil pero ella no se rinde.

En la primera  llamada le atiende Rosa Linda, es sudamericana y por el tono de  voz parece joven muy joven. No se aparte del teléfono vamos a comprobar. Y la llamada como viene se va. ¡Ya empezamos! y solo ha sido la primera vez. Lo vuelve a intentar. Ahora es de Canarias, se llama Rosana y al decirle lo de la equis roja, una pausa interminable y en la lejanía se escucha: si quiere contactar con el departamento de calidad pulse uno….

Susana sabe que lo tiene que volver a intentar .Ahora no hay línea, espera unos minutos y la recibe esta vez un tele operador. Debe ser de su edad, tiene una voz suave y a la vez muy viril, por el acento parece entre argentino y mejicano. Muy educado y  curtido en la profesión. Le da los buenos días como si fuera la primera vez. Susana nota algo distinto,sin que ella artículo sonido. El operador  le dice que no se preocupe, que le ha entrado su llamada de casualidad y que ha dejado “colgada” a una mujer por la línea dos. A Susana el comentario le resulta gracioso y espontáneo. Ella no ha abierto la boca y ya alguien de antemano le pide disculpas.

Una vez realizada la presentación formal del veterano tele operador, Susana toma carrerilla y de un tirón le suelta: mire Juan Andrés, que así se llama este profesional. Seguramente tenga que cambiar el ordenador pero me voy a desahogar. Me ha vendido un comercial de su compañía, hace un par de semanas algo que no necesitaba y encima me ha asegurado que si cambiaba mi factura por diez megas de más mi ordenador iba a volar.

Me pillo floja, le dije que sí, pero ahora me doy cuenta de que me “la dio” pero bien.

¡Menudo comercial!. Responde el tele operador. Si, parecía muy avispado. Lleva usted toda la razón con diez megas apenas iba a sentirlo, pero yo soy un técnico y no puedo hacer por usted nada  más. Gracias por escucharme, ha sido muy atento y con la mañana que llevo el simple hecho de reconocer el error para mi es más que suficiente. Le dice Susana tomando aire.

Pues le voy a decir a usted yo también algo. Ha sido la primera clienta en el día, que no me ha chillado, no ha insultado a mi familia, ni me tirado por encima el café.

Bueno. Ya más calmada le responde: a veces una se vuelve más humana cuando escucha al otro lado, una voz cercana que asiente e ilumina.

Que tenga un buen día señora y ojala haya más llamadas como las suyas. Lo mismo le digo señor.

Ese día Susana no volvió a tocar el ordenador. Se fue  a recoger a su hijo y luego se metieron en un cine. Se lo había prometido esta vez.

A la mañana siguiente comenzó su jornada laboral .El ordenador volaba. La conexión no era buena, era excepcional. Ella no entendía nada y cuando se puso a buscar la equis roja que le gritaba todo los días desde la parte  inferior izquierda. Apareció como si se tratara de una serie paranormal, una mano que la saludaba. Le ofrecía un café calentito con frijolitos y le daba los buenos días.

Acuérdese de mi buena señora, me gustó que estuviera ahí. Susana volvió a mirar la pantalla del ordenador y la velocidad iba a mil por hora. No quiso averiguar de dónde venía la señal, pero se dio cuenta de que cuando te acercas con humanidad, la vida te devuelve los megas y a veces algo más.

 

operador

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Realidad y Ficción., Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s