El peligro de complacer sin “placer”.

La vida te coloca en situaciones a veces tan inesperadas que cuando las tienes de frente no sabes cómo actuar.

Situaciones que probablemente hayas vivido muchas veces y te son cercanas familiares incluso las podrías identificar como parte de ti, de tu instinto más profundo de tu historia.

Son confusas difíciles de descifrar porque cuando te “tocan” no sabes si vienen o si se van. Si te atraen o te revuelven. Pero la verdad es que ahí están. Aparecen, te agarran, te enganchan y no sabes muy bien como cortarlas.

Sientes algo en tu interior   difícil de explicar; una extraña  sensación de que algo no va bien, sin embargo ocurre tan deprisa que cuando estalla, la piel se desgarra y la quemadura comienza a oler.

Puede entrar por tu boca o de forma más sutil solo toque tu mejilla aunque a veces sea más violento y penetre en tu parte más íntima como un roce una caricia un “descuido” del interlocutor, porque prefieres que sea así. Irreal, fantasía pura ficción.

Te vas, sales corriendo, le das una voz, le pisas, le empujas, le devuelves la intención, el gesto, el mal gesto, la agresión. NO, NO Y NO.

En la infancia esta situación  debía ser muy normal. No eran abusos pero sin una falta de negación.

Probablemente eras consciente de quien traía a casa el pan.Arrodillado pidiendo perdón casi suplicando. Tragaba, tenía miedo de levantar la voz y volvía derrotado, agotado triste y muy cansado. El  compañero de trabajo se la jugaba una y otra vez , él no ponía freno y su jefe  jamás descubrió su valor.

Su compañera, mujer, esposa, madre de sus hijos. No sabía muy bien qué hacer y una y otra vez,  a su manera, claro no conocía otra. Le decía le chillaba; probablemente  le gritaba, igual que su jefe o su compañero o el hombre del bar.Que no lo consintiera que echara para adelante que se enfrentara y mirando de frente a su “interlocutor” le dijera: ¡BASTA YA! Esto es mío, de nadie más.

¡No les des los méritos a los  otros! Llevo muchos meses trabajando para que ahora: un mísero de mierda, se lleve todo mi esfuerzo y trabajo!

Y al llegar a casa, la pequeña la más pequeña de los tres hermanos le cogía de la mano y le daba su calor, le mecía le arropaba con su hermoso corazón. Pero a la vez ella también se tragaba el  sufrimiento de su padre ese dolor: callado, omitido, abortado…Y él se dejaba querer, abrazar mimar y lograba por un instante, en un ínfimo instante calmar su dolor.

Ella, la más querida, las más pequeña de los tres. No le chillaba, ni le criticaba ni le decía como lo tenía que hacer. Solo le cantaba una nana a su manera y le acariciaba el corazón.

Pero ahora esa niña que se ha hecho toda mujer, en ocasiones, es testigo en primera persona, en su propia piel, de golpes como puños donde el morado ya no tiene color. Sin embargo ahora si está preparada. ¡Vamos salta! A la de una a la de dos y a la de tres. ¡No quiero tu beso pegajoso, ni tu mano temblorosa  con la que quieres  tocar mi sexo! Fuera de aquí. El que invade, no tiene lugar.

Solo el hombre, muy hombre que se acerque desde el corazón. Bese tu mano acaricie tú cara y sentados a la orilla del pantano te hable al oído y te diga: cuanto te quiere, no te voy a forzar. Cuando tú me lo pidas cuando sea tu hora, tu momento, tu lugar,  cuando lo dos podamos volar.

Sé que escribirás nuestra historia, la que comenzó en una barra de un bar. No te preocupes cariño que todo llegará.

Pídeselo a sirio, la estrella que se ve desde cualquier  lugar y la que más brilla en la oscuridad.

Amada mía aquí estoy, cuando llegue el momento. Confía, se paciente a tu ritmo. Porque  tú, sí que eres ESPECIAL

tragar-no-tragar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales., Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s