Mujer y ovejas. (Dedicado a todos los parados/as de este país).

¿Cuántas veces ha sonado el despertador y os habéis preguntado. ¿Y este día como será, merecerá la pena, va a ocurrir algo diferente y singular o todo va a seguir igual?

Cuando la respuesta está al final de la pregunta, mejor no te levantes y si te levantas bórralo de tu mente inmediatamente.

Los días se suceden y es como si no hubiera un avance, como si todo permaneciera igual o peor.

Llevo dos años en el “paro” y aunque estoy muy activa en RRSS , acabo de finalizar un Master de CM por la UNED y  llevo toda la parte de comunicación on-off line a modo freelance de un centro de psicoterapia.  Quiero más mucho más.

No solo para mi supervivencia económica y me independencia personal, sino para poder hacer un montón de cosas que sin dinero desgraciadamente no se pueden lograr.

Me considero una persona reflexiva, cauta, trabajadora, pero a la vez poco convencional y me resulta my complicado personas  que caminen a la par.

Mi padre me dice que sea como los demás, que pase desapercibida,  mi terapeuta que trabaje a mi padre, mi hermana que deje de boicotearme,  mi hermano que me vaya al Mercadona a trabajar y mi prima la del pueblo (que ni es prima ni vive en el pueblo)  que me vaya con ella a montar una granja y me olvide de la vida en la ciudad.

Es decir: tus personas más allegadas te dan la bofetada, vamos que te piden cosas que jamás vas a  lograr y probablemente no sean la respuesta a tu sentir y encima y para más inri lo único que consiguen es agobiarte, si se puede, un poco más.

Bueno. Rectifico. Me quedo con lo que me diría mi “prima” la del pueblo. Porque a mí, como a las cabras, en el monte es donde mejor se está.

¿Y si todo siguiera igual? No pareja, no trabajo, no dinero, no hijos, no, no no… ¿Qué puede una pensar?

La verdad que se puede tirar la toalla, por ejemplo por decir algo . Te puedes lanzar por el Viaducto, aunque luego, si te paras a pensar, menudo follón…Más que nada por el escándalo que se formaría y sobre todo porque a una le apetece mucho vivir, comerse la vida a bocados, aunque solo haya migajas para saciar el hambre  y no dejar de luchar.

Así que no nos queda otra que confiar en el destino, aunque este gris, muy oscuro o casi negro. No queda otra y por supuesto no parar de hacer cosas. ¿Qué cosas? A estas alturas os preguntareis. Puse cosas que os llenen el alma, que os produzcan satisfacción. Que no os detengan en el intento. Escuchar la voz interior.

Juntaros con personas que sumen, que tengan ilusión, que no se conformen con lo que hay y que aspiren a algo mejor.

¡Que eso es muy difícil de conseguir! Pues claro. ¡Decírmelo a mí!

Gente que luche, que no se detenga, que no se conforme. Hay dos, tres a lo sumo, sin embargo esos son los que te alentaran, te animaran, te ayudaran a que no decaigas antes de llegar a la meta o a donde tú quieras llegar.

Y son esas personas, solo ellas las  que insistirán una y otra vez que aunque de momento no se vea el final,  en tu trayecto, te recuerdan que no has dado  un paso en falso, ni siquiera has retrocedido ni una sola vez, no te has apeado del camino y que aunque no lo veas vas hacia arriba, aunque sientas en mucho momentos  que todo está inerte, muerto, sin vida.

 

mujer ovejas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones., Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s