La fuerza de un tsunami y el tallo de una flor.

 

A nuestro protagonista de hoy la vida con todos sus componentes, de la noche a la mañana le ha dado un giro de 180 grados. Y la sensación ha sido tan inesperada que no ha podido ni reaccionar.

Los cambios vienen así y no hay que preparar nada sino que después de todo lo que uno ha sembrado cuando de repente el árbol robusto y grande da su fruto este tiene que mostrarse en todo su esplendor y dejar que la luz del sol se pose sobre él y haga todo lo que tenga que hacer.

Sin duda habrá contratiempos, por ejemplo  cuando quiera compartir su jugoso fruto con alguien y se sucedan imprevistos en el camino. Una fuerte tormenta,  una débil lluvia. Quizá aparezcan rayos y truenos o amanezca un sol abrasador.

Todo esto unido a tu falta de experiencia y  tanta inclemencia te puede hacer dar marcha atrás, detenerte incluso  dejar de brillar por un instante un segundo que puede convertirse en toda una eternidad.

La flor, el fruto, la cosecha esperada…Pueden ocurrir tantas cosas hasta que por fin todo se calme que lo mejor es confiar.  Dejar que todo suceda de una forma natural.

El fruto se desprenderá de su cáscara, el pollito saldrá de su cascarón y la tortuga romperá el huevo y verá ese sol sanador. Todo en su momento correcto y perfecto.

La flor ofrecerá su aroma y brillará con suma intensidad cuando todo lo que le rodea esté dispuesto y alineado para que él haga su paseo triunfal.

Es extraño como van sucediéndose las cosas cuando se desean con tanta intensidad. Cuando has trabajado durante tanto tiempo y parece que nunca va a llegar. Tan difícil es poner una buena semilla como tener la motivación y el empuje necesario para no precipitarse a la hora de recoger lo que hay detrás.

La vida nos coloca en ese preciso lugar a su antojo y sin pararse a pensar.

Si te acompañan es mucho mejor sin embargo esa compañía debe de sumar, avanzar en tu misma dirección y no detenerse jamás. No es fácil caminar a tu lado, probablemente uno tenga que parar una y mil veces y observar desde fuera lo que ocurre en tu interior. Él no sabe nada viene de otro planeta  muy diferente al tuyo, sin embargo  si tu le dejas  sitio en tu rincón  hará todo lo posible para que la energía fluya en el mismo sentido y no se detendrá jamás.

Es fuerte, valiente, sencillo y hay tanta luz en su interior que aunque pase por mil guerras sus armas que no son otras  que la fuerza de su amor, no le harán detenerse en el camino sino que le impulsarán a no decaer, mirar siempre adelante y no rendirse jamás.

¡Vamos valiente guerrero, esto solo acaba de empezar!  Ardua tarea la que te queda sin embargo ya sientes que es tu misión. Tú eres el elegido y jamás te has hallado en un lugar tan distinto y especial.

Manéjalo como tú sepas, deja que salga de tu interior siente a las hadas que revolotean a tu alrededor  y no pierdas el rumbo ni el destino que ahí a donde tú vayas ellas te guiaran.

 

tallo-flor

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales., Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s