El AMOR no se pide, el amor se DA.

Me lo contó mi amiga con apenas un hilo de voz. Estaba triste, abatida, desconcertada y fue difícil recomponerla en aquel estado. Me confesó que lo más doloroso era la decepción que había sentido por creer que por fin había llegado a su vida un valiente, un hombre de carne y hueso, un increíble ser…Pero no, solo había sido una linda fantasía, cubierta de bonitas palabras a través de un hilo telefónico, donde las “ondas” no eran “buenas” sino tan solo eléctricas y cada vez más cortas y con menor intensidad.

La historia comenzó hace tres meses; él llamo a su puerta una y otra vez. Ella no se atrevía abrir, hasta que un día sintió una punzada en el corazón y le abrió su alma de par en par dejándole pasar.

Emocionado, conmovido y perplejo; se dio cuenta de lo que tenía y no se cansó de repetirle una y otra vez lo “afortunado” que se sentía por estar con ella, con aquella increíble mujer. Y tan dichoso se sentía, que más de una vez se tuvo que pellizcar para ver que era real que aquella luminosa estrella le hubiese dejado entrar.

Ella se dejó querer y él poco a poco la cautivó. O por lo menos eso era lo que ella se creía y la relación fue convirtiéndose en una fantasía más suya que de él.

La primera noche, como si fuera la noche de alguna triste boda; no hubo cortejo, ni caricias, ni un simple beso sobre esos labios carnosos, sensuales, naturales, preciosos que mi amiga tenía. No la forzó en ningún momento, pero tampoco hicieron el amor. Algo que ella deseaba con toda su alma e intensidad.

Cuando acabaron, él se quedó dormido como un tronco, pero ella no, no porque no tuviera sueño o no estuviera cansada, sino porque aquel señor emitía un sonido tan gutural por su boca y su garganta que era imposible conciliar el sueño.

Mi amiga apurada el primer día no le dijo nada y tan suave y silenciosa como era, en aquella habitación de hotel recogió sin hacer ruido su edredón y en el baño se instaló.

No fue una vez ni dos ni tres. Todas las veces que él venía, ella cautelosa repetía la misma operación. Pero un día que ya no podía más, se llenó de valor y le dijo a la cara que ella no quería estar así.  Que pusiera remedio a su lejanía. Él sonrió y siguió dejándose “querer” por aquella bella mujer.

Pasaron los meses y aquella increíble mujer, con su gran energía y con ganas de resolver, comenzó a ponerle límites a su vida y seguramente a la de él. Expresó lo que sentía, las ganas de convertir todo lo vivido en algo sano, bonito, cercano.

Era una mujer valiente sincera humana y aspiraba llevar su relación a un lugar quizá muy ambicioso para alguien que tenía mucho miedo a volar y sobre todo a cambiar su vida. La zona de confort se había apoderado de él y la inercia de su trabajo hacía lo demás.

Y de la noche a la mañana, él se fue, desapareció. Sin una nota, una misiva, una palabra, sin un triste iconito del WhatsApp.

A mi amiga le costó recomponerse, darle forma, entender lo que acaba de pasar. Y al final comprendió que el AMOR, por mucho que nos empeñemos, no se pide, el AMOR se da.

Que,  la vida, la de VIVIR no la de sobrevivir; está hecha para los valientes, para los que quieren apostar y que no hay más cobarde que el que se esconde dentro de su caparazón, aunque le falte el aliento, los ronquidos le dejen sin respiración y no se permita acariciar el cuerpo de una gran  mujer, por miedo a enamorarse y fundirse dentro de su piel.

 

hacer-el-amor

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Con confianza., Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El AMOR no se pide, el amor se DA.

  1. LNA dijo:

    Sin duda…el amor se da…y también se puede dejar de dar…solo cada uno decidimos como y a quien…Es fantástico darnos cuenta de quien lo merece y quien no…aunque sea un doloroso aprendizaje…

  2. lanuckas dijo:

    Me alegro LNA que compartas esa visión del AMOR. Un abrazo 😉

  3. Pingback: Bravo por los hombres que quieren de igual a igual. | Mujer web 3.0 comparte razón y emoción.(Autora: Laura Aparicio Hermosilla).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s