La firma.

Hace unos días la pedí a un buen amigo, un profesional del diseño gráfico, que me hiciera un logotipo para poner mi rubrica en los correos electrónicos que envío a mis clientes.

Me hacía mucha ilusión que fuera él, el encargado de dicho menester, nunca antes había tenido necesidad de dejar plasmada en una imagen mi profesión, pero algo había ocurrido que me empujaba a tener mi firma como si fuera un documento oficial.

Lo sentía como algo: serio, maduro. Representativo de alguien que por fin se ubica de pleno en el mundo laboral. Y quiere dejar a su paso su huella profesional, siendo consciente, como nunca, de hasta dónde uno puede llegar.

Situada y situados, quiero haceros partícipes de mi demanda y de cómo se fueron aconteciendo los hechos, en principio, de una simple signatura.

La mayoría de las veces sé muy bien lo que quiero cuando necesito que me hagan algo del tipo que sea, pero cuando se refiere a un diseño, en mi cabeza va todo muy rápido y suelo ser concisa y clara.

En un simple WhatsApp le expliqué lo que necesitaba. No hacía falta que me explayara demasiado, conocía muy bien mi gusto y mi personalidad. Fuimos compañeros de facultad durante los 5 años que duró la carrera. Y ya por aquel entonces con un simple gesto, sabía perfectamente interpretar lo que después le fuera a contar.

Los días pasaban y no tenía respuesta; extrañada le volví a escribir y por fin me envió un correo electrónico contándome las accidentadas navidades que había tenido.

Trascribo tal cual:

Te cuento: El día 23 por la mañana mi padre se cayó y se fracturó el fémur a la altura de la prótesis que tenía puesta hace 12 años…

En fin, han sido unas navidades muy chungas, tardaron en meterle en quirófano 10 días, le operaron el día 2 por la mañana. La operación ha ido muy bien, pero aún sigue en el hospital.

La cuestión es que mi padre físicamente está muy, muy bien, aparenta 10 años menos de los que tiene, pero a nivel de cabeza viene arrastrando una depresión desde hace unos años con lo que la rehabilitación se está complicando un poco…

Desde luego las navidades han sido todo un training de empatía, y psicología. Muy difícil, pero como dice mi madre “de todo se sale”. Estamos en ello ;)”

Ya no leí más, no necesitaba saber lo que venía después.

Sentí un profundo dolor, quiero mucho a mi amigo y conozco muy bien a su familia, sin embargo, comprendí que a veces, las cosas se truncan y que no hay navidades felices o tristes, sino simplemente hay navidades y a mi amigo le había tocado una no muy grata.

Al día siguiente, una vez reposado el desafortunado incidente. Volví a leer el correo para responder y darle todo mi ánimo, pero cuál fue mi sorpresa, cuando al llegar al final, vi un diseño espectacular. Un logotipo en vivos colores y el diseño era mucho más de lo que le  había solicitado.

Me quedé sin palabras, muda y de nuevo comprendí: cómo son los amigos, los grandes amigos, los de toda la vida, los que no hace falta que veas a menudo, ni siquiera hace falta que tengas una comunicación pautada. Sin embargo, cuando les necesitas, siempre están ahí.

Corren, vuelan, acuden a tu llamada sin más miramientos que el simple deseo de estar .

Miré la firma. Comprobé que no le faltaba detalle, que era más de lo que le había pedido, mucho más. Tenía corazón, alma, vida. Tenía cariño, cercanía y ganas de compartir un momento para ti tan especial.

Y sentí que la vida, comienza todos los días y las personas que realmente merecen la pena, pertenecen a tu mundo, a tu vida y que siempre estarán ahí, por mucha distancia que exista entre un “hola” y un “que tal”.

 

firma

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales. y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s