Aceptar los regalos que te ofrece la vida.

 

Me está costando colocar toda la revolución que hay en mi interior.

Nuevo trabajo, nuevos compañeros, reencuentro con el pasado después de 36 años estando completamente cerrado. Y reencuentro, porque no decirlo también, con un pasado no tan lejano…

Voy a despedirme en breve de una bici, con la que llevo recorriendo casi toda la sierra madrileña más de 12 años.

Comienzo a escribir de forma profesional, intento dejar huella en el lugar de trabajo, donde me comunico con los ciudadanos a diario y por ser una entidad pública, las cosas tienen su burocracia y su ritmo, hasta en las redes sociales.

Me cuesta acostumbrarme a ese pausado ritmo, sin embargo, me armo de paciencia, porque por fin he comprendido, que muchas veces hay que parar, pararse y observar lo que ocurre a tu alrededor. Porque no todo el mundo sigue tu camino, ni te seguirán jamás.

Hay muchos que no lo entienden o quizá sean incapaces de sentir tu sintonía y mantener ese maravilloso compás.

Llevar las RRSS no está al alcance de cualquiera y mucho menos a determinadas edades, que ni las han vivido, ni las van a vivir  o simplemente no les interesan y no saben definir muy bien cuál es su función y todo lo bueno que te pueden reportar y todas las posibilidades que se pueden alcanzar.

Pero esto que os cuento no solo ocurre en el mundo laboral, ni siquiera en el Social Media. También en el día a día, es muy difícil comunicar lo que quiere o necesita el otro y se piden las cosas desde un lugar, que a mí se me antoja nada sano y menos natural.

Ayer coincidí con un ciclista en mi ruta matinal. Se ofreció a acompañarme y yo encantada con romper la rutina y disfrutar de la compañía. Le respondí que sí.

Era fisioterapeuta, estaba hecho un bisonte, entrenaba de forma regular, porque quería correr el año que viene una maratón. Normalmente salía con una compañera a prepararse para la ocasión, que era íntima amiga de su novia.

Le pregunté que si ella, su pareja, montaba en bici. Me respondió que no, que la quería “engañar” y que a ver si así lo conseguía. Me resultó curioso el verbo empleado. Yo hubiera utilizado: “motivar”, “seducir”, “animar”…pero “¿engañar”?.

Sí, desgraciadamente cuidamos bien poco el vocabulario, las palabras que pronunciamos sin darle apenas valor, tienen mucha importancia, porque es ahí, en el vocabulario que empleas donde expresas lo que quieres.

Por ejemplo, la palabra utilizada por este chico. Si te paras a pensar en el “engaño”, en cuanto descubres el sentido de la palabra, ya no te apetece ni un segundo indagar más.

Me quedé un poco pensativa y aunque no era mi batalla, me brotó del alma contestar, responderle, no dar por finalizada la conversación y añadí. -Pues yo, en mi vida, quiero un ciclista, de cuerpo firme, piernas fuertes y corazón noble. Un hombre que le guste la bici, que la disfrute como yo, porque no hay mejor sensación, que compartir algo que tu amas, con alguien que camine junto a ti. – Y por eso jamás emplearé el verbo “engañar” en algo que me hace tan feliz. –

Se quedó pensativo y cuando los caminos se bifurcaban. Le di las gracias de corazón, añadí que había sido un placer la ruta que me había mostrado y que era el regalo del día.

Hice ademan de marchar, pero entonces, ese hombre grande y corpulento, cercano y atento, se quedó parado como una estatua y me miro, retuvo mi mirada y pasados unos instantes, que a mí se me hicieron eternos, se despidió con la mano y en ese momento, comprendí lo que aquella mirada me había querido decir.

No será ni el último ni el primer ciclista que camine a tu lado. Ten por seguro que pocas veces los sentimientos son tan afines y se expresan de forma tan espontánea y particular.

Porque cuando tu compartes algo con lo que te sientes volar, de una manera tan profunda y llena de verdad, ten por cierto que al otro lado siempre habrá  alguien , que le guste lo tuyo, como a ti, o más y será muy difícil que la vida no te lo quiera regalar.

¡Arriba ciclistas!

bicicleta

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historias reales., Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s